Son traviesos pero no hacen daño y quienes conviven con ellos aseguran que los ven, los escuchan boss me-25 service manual hasta les sacan fotos con cámaras especiales. Los investigadores de duendes estan seguros de su existencia, pero no pretenden convencer a nadie.

Invitan a pensar que existe un mundo que está mas allá de lo que se ve o se puede explicar. A lo largo de la historia las hadas y los gnomos, los llamados seres elementales de la naturaleza, han sido protagonistas de relatos, leyendas y cuentos. Porque estos pequeños seres existen y no sólo en los cuentos, aseguran Liliana Chelli y Nayra Lee, con chapa de investigadoras del mundo feérico formado por gnomos duendes y hadas, y a quienes no les da nada de vergüenza confesarlo. De chiquita empecé a verlos, conversaba y jugaba con ellos. Las dos se conocieron en la búsqueda de explicaciones que no encontraron ni en la parapsicología, ni en las ciencias ocultas, ni en la angelología ni en esoterismos varios.

Hasta que Liliana supo de las cámaras kirlian las que pueden retratar en colores el aura de las personas y la energía invisible a los ojos. Con esto y otros aparatos como proyectores de luces infrarrojas para ver de noche, Liliana y Nayra se pusieron a investigar. Gnomos, los más viejos y sabios. Duendes, que conviven con los humanos y hacen travesuras.

Hadas, unas mujercitas que habitan en las flores. Son amigas de los duendes y siempre van juntos. Elfos, los masculinos de las hadas, una especie de hombrecitos con alitas. Liliana y Nayra están lejos de ser las únicas visionarias de gente pequeña. La astróloga Lily Süllós es otra ferviente defensora de su existencia.

El arquitecto y empresario jorge Caputo también se rindió a las evidencias. Dueño del cerro San Martín, en Bariloche, les encargó a Liliana y Nayra que investigaran si allí había duendes. Roberto Rosaspini Reynolds es recopilador de cuentos sobre seres mágicos de la mitología celta, los mismos que le contaba su abuela irlandesa cuando era chico. Nunca vi un duende por ahí camiando, con esos so reritos colorados ue les adjudican”. Enterrar tres monedas doradas, en el jardín o en una maceta. Colocar en laventana una copita de miel que sólo sea para ellos.

Atraerlos con helechos y palmeras, sus plantas preferidas. Quien no se anime a tanto, puede tenerlos como amuletos o figuras en tierra y piedra. Como hay muchos y cada uno posee poderes específicos, lo mejor es invocarlos por su nombre. Provienen de la naturaleza con toda su energía.

Les gusta jugar y comer, pero también están dispuestos a ayudar a las personas de buen corazón. Estos seres mágicos han sido rescatados de la mitología por los investigadores de fenómenos llamados feéricos ya no se puede negar la existencia de energías invisibles como, las plantas, el planeta y otros objetos que están animados por una energía, un espíritu o un soplo divino de vida, segun la creencia. Dedico este tema a mi hermana Alejandra que le interesa todo lo relacionado con los Duendes! Pero de dónde sacas tanta información?