Los procariontes son unicelulares, salvo algunos casos como las mixobacterias, algunas de las cuales tienen etapas multicelulares en su ciclo de vida. En otros casos crean grandes jcb m25 manual, como en las cianobacterias.

Los procariontes se caracterizan por no presentar núcleo celular, mitocondrias ni otros orgánulos. Los primeros microorganismos procariotas fueron observados por Anton van Leeuwenhoek en 1683 usando un microscopio de lente simple diseñado por él mismo y conjuntamente con los protozoos los denominó animáculos. La invención del microscopio dejó atrás la “fase de la especulación” y se abre paso a la “era de la observación”, la cual desembocó a mediados del siglo XIX en el “periodo de oro” de la microbiología. 1910 Paul Ehrlich desarrolló el primer antibiótico para combatir al Treponema de la sífilis.

A Barker identificó a los metanógenos, en 1967 Thomas D. Estructura celular de un procarionte típico. Animación 3D de una célula procariota que muestra todos los elementos que la componen. Comparación entre el tamaño de los organismos procariotas y el de otros organismos y biomoléculas. Poseen generalmente una capa S proteica.

Tienen membrana plasmática que rodea el citoplasma. No presentan propiamente un núcleo celular. No hay orgánulos membranosos pero sí compartimentos procariotas especializados. El citoesqueleto procariota está formado por proteínas estructurales, mantiene la forma celular e interviene en el proceso de división. No hay objetos reconocibles salvo los ribosomas con microscopio electrónico.

Aunque hay excepciones en algunas bacterias. Los procariontes presentan enormes diferencias con los eucariontes, como la ausencia de organelos, la presencia de ribosomas más pequeños o diferencias en la reproducción. Esto probaría el origen procariota de estos orgánulos por endosimbiosis seriada. Así pues, mientras los procariontes se originaron hace unos 3. 400 millones de años y como descendientes de organismos procariotas.

Bajo este punto de vista, podemos considerar a Prokaryota como un grupo parafilético. Para una comparación con las características eucariotas, véase: Tabla comparativa. La más grande es la bacteria Thiomargarita con 750 μm. Por lo general, los procariontes no presentan ningún orgánulo. Sin embargo hay excepciones, pues en ciertos casos hay cuerpos membranosos que demuestran la formación de compartimentos celulares procariotas y que este no es un fenómeno exclusivo de los eucariontes. El metabolismo procariota tiene una gran diversificación. Fotolitoautótrofos: O fotosintéticos, fueron probablemente los procariontes primigenios, ya que al igual que las plantas sólo requieren de agua, luz y CO2.

Fotoorganoautótrofos: Requieren luz, CO2 y ácidos orgánicos, como algunas bacterias purpúras no sulfurosas. Fotoorganoheterótrofos: Requieren luz y compuestos orgánicos, como las heliobacterias, algunas bacterias no sulfurosas y arqueas halófilas. Quimiolitoheterótrofos: Oxidan compuestos inorgánicos, pero no pueden fijar CO2, como algunas bacterias oxidantes de H. Son la gran mayoría de bacterias y parcialmente en las arqueas metanógenas y otras arqueas. Anaerobios, que utilizan la respiración anaerobia o la fermentación de sustancias orgánicas.

Según puedan tolerar o no la presencia de oxígeno se denominan anaerobios aerotolerantes o anaerobios estrictos, respectivamente. Microaerófilos, que usan muy poco oxígeno. O2, pero cuando se encuentran en un medio sin oxígeno usan la fermentación. A diferencia de los eucariontes, los procariontes tienen gran variabilidad de hábitats y de rangos de temperatura para su desarrollo. La adaptación a los diferentes hábitats en la Tierra, ha permitido que los organismos procariotas evolucionen hasta en los ambientes más extremos. Acidófilo: Que desarrollan en medios ácidos como el Lactobacillus del yogur.

Alcalófilo: Que desarrollan en medios alcalinos con pH entre 8. 5 y 11, como algunos bacilos. Barófilo o piezófilo: Que requiere de alta presión como la de los fondos oceánicos. Radiófilo o radiorresistente: Que tolera muy bien la radiación ionizante como la arquea Thermococcus gammatolerans. Endolito: Que vive en el interior de las rocas.

Hipolito: Que vive debajo de las rocas, como algunas cianobacterias de climas fríos. Metaloresistente: Que vive en ambientes con metales pesados como el hierro, cobre, zinc, cadmio e incluso arsénico como las crisiogenetas que respiran arseniato. Oligótrofo: Que requiere muy pocos nutrientes, lo que debe haber ayudado a la proliferación de Pelagibacter en el bacterioplancton marino. Poliextremófilo: Extremófilo múltiple como Deinococcus, que tolera bien calor, frío, deshidratación, acidez, vacío y alta radiación. La evidencia paleontológica le da a la aparición de los primeros organismos procariotas una antigüedad de unos 3. Los modelos estadísticos confirman que todos los seres vivos descienden de un solo antepasado universal.

Esto está respaldado por la evidencia que da la universalidad del código genético y de la célula como unidad básica biológica. Los primeros procariontes termófilos descubiertos, fueron arqueas y bacterias en aguas termales de Yellowstone a fines de los años 1960. Los primeros seres vivos fueron procariontes y su aparición coincide aproximadamente con el inicio del periodo Arcaico. La Tierra aún era presa del bombardeo intenso tardío de grandes meteoritos hasta hace 3. Todas estas condiciones hacen que solo sobrevivan los extremófilos.