You can download the paper by clicking the button above. Enter the email address you signed up with and we’ll email you a reset link. You can download the paper by clicking the button above. Enter the email address you signed up with and we’orosz don pdf email you a reset link.

Ana María Villanueva, Jorge Manuel Diez y de Carlos Oliva, en junio de 1976. Tito todavía no puede hablar de un tirón, llora cuando vuelve a la escena del funeral de su hermana, en junio de 1976. Ana María Villanueva en un cajón sellado con un vidrio. No se le ve el cuerpo, dice Tito porque le habían puesto el vestido para taparla. El sólo se detuvo en la cara, y a esa imagen vuelve una y otra vez: la boca cerrada y la mejilla derecha donde le habían hundido una bala.

Hoy empieza en Córdoba el juicio oral a los únicos tres policías vivos del Comando Radioeléctrico de la provincia responsables del fusilamiento. El Tribunal Oral Federal 2 integrado por Fabián Asís, José María Pérez Villalobo y Carlos Lascano los juzgarán por las muertes de Ana María y de sus compañeros Jorge Manuel Diez, que también era su novio, y de Carlos Oliva. En la lista original estaba incluido el jefe del III Cuerpo Luciano Benjamín Menéndez, pero quedó afuera porque lo están juzgando en otros lugares. La cita de la JUPEl 2 de junio de 1976, la JUP de Córdoba estaba desarticulada, dice Orosz. Con la represión, los cuadros locales estaban bastante descolgados de la conducción nacional. La imprenta había caído, pero todavía había un mimeógrafo oculto en las afueras de Córdoba. Ana María, Jorge y Claudio se juntaron aquel día para desenterrar el mimeógrafo y ver si eventualmente se necesitaba.

El hombre de la D-2 logró hacer una señal tan rápida que segundos después dos móviles del Comando Radioeléctrico rodearon el Fiat 128. Les hicieron una pinza por adelante y por atrás. A Ana la agarran primero y la arrastran de los pelos. Carlos se agarra de un palo de luz, aparentemente no se zafa, le tiran un balazo en la espalda para que se suelte y los suben al patrullero. Desde la esquina de las avenidas Caraffa y Octavio Pinto, del barrio Cabrera, se los llevaron al lugar conocido como Chateau Carreras, que después iba a ser un estadio de fútbol inaugurado para el Mundial. Tito, que es Angel Guillermo Villanueva, hizo una investigación durante años para saber qué pasó con su hermana. El se reúne con dos jóvenes compañeros de Ana y le dicen que un kiosquero vio que los secuestraban.